Lamex es una marca de La Ideal S.A. of C.V.

¿Quieres saber más sobre La Ideal y sus productos?

Contáctanos:

+52 (55) 5587.0188

Arriba
Image Alt

Lamex

Si eres un amante empredernido del chocolate pero te preocupa cuidar la línea y tu salud: ¡tenemos buenas noticias! El chocolate amargo puede ser tu gran aliado.

Cuando ataque el antojo te sugerimos elegir chocolates amargos con mayor canidad de cacao que de leche o azúcares; además de ser más sanos tienen beneficios increíbles que harán que lo ames aún más. Aquí te contamos sólo tres, para que ya no dudes más.

 

1. Es el más nutritivo

Si consumes un chocolate de buena calidad, que tenga un alto contenido en cacao, además de darte un gusto te estarás alimentando y nutriendo. El cacao es rico en un sinfín de minerales que son buenos para tu salud y además contiene una cantidad considerable de fibra. El cacao encabeza la lista de alimentos con mayor contenido de antioxidantes, casi similar al té verde y vino tinto.


2. Mejora la función cerebral

Hay numerosos estudios (que puedes encontrar en las principales bibliotecas digitales) que revelan que el consumo de cacao favorece y estimula el flujo sanguíneo al cerebro, produciendo una mejor actividad cerebral. Incluso este alimento ha sido recomendado para personas que sufren algún deterioro cognitivo. Además, contiene estimulantes como la cafeína y la teobromina, los cuales podrían ser las razones principales por las cuales el cacao mejora la función cerebral a corto plazo.

3. Beneficios para tu piel

Mientras mayor contenido de cacao tenga el chocolate que elijas, mayores serán los beneficios. Incluso hay quienes consumen el cacao directamente, sin aditivos, potenciando así todas las bondades que este súper alimento ofrece. Las bondades del cacao y, por lo tanto, de los chocolates que lo tienen en altas cantidades, no solamente son nutritivas, también ayudan a aumentar la elasticidad, hidratación y densidad de la piel.

 

¿Cuál es tu chocolate favorito, te animas a probar el chocolate amargo o el cacao?

¡Cuéntanos!

 

Con información de: Fuente